Este hombre compró un casa nueva y descubriría algo en ella que no podrás creer

PUBLICADO EN 06/09/2020
Publicidad

Muchos de nosotros, alguna vez nos habremos encontrado con la situación que vamos a presentar a continuación…
¿Quién no ha comprado una casa donde antes ya vivían otras personas y a la hora de entregar la casa, se han encontrado con todo tipo de objetos o “detalles” que nunca se habrían esperado después de que se fueran los inquilinos anteriores?
Entendemos que a veces, estas “sorpresas” pueden ser positivas o negativas puesto que algunas pueden agregar un valor significativo al que ya es su hogar y otras quizá no tanto… En este caso, el resultado fue positivo. El nuevo dueño de este hogar no pudo creer lo que llegaría a descubrir bajo su jardín…

¡La emoción está garantizada!

Un algo “Extra”


El dueño de esta nueva casa, se topó con los planos originales y después de examinarlos se dio cuenta de que había algo diferente en ellos. Vio que había algo especial en su jardín que nunca antes había visto. Este hombre no podía creer lo que estaba viendo, ¡había algo escondido en las profundidades de su jardín, que siempre había pasado desapercibido!. Pronto estaría a punto de descubrir lo que había en él…

Los planos de su nueva casa

Rastreo profesional

Después de haber descubierto accidentalmente ese “algo extra” bajo su propiedad, quería entender de qué se trataba así que el dueño de la casa no quería cometer ningún error en su búsqueda y por eso antes de comenzar a cavar en su jardín decidió tomar ciertas medidas…
Lo primero que hizo fue llamar a un profesional en detectores de metales para que realizara una rastreo en su jardín. Cuando llegó, el experto marcó dos equis sobre los lugares que probablemente podría localizarse este pequeño (todavía) descubrimiento.

Equis sobre el jardín

¿Un tesoro enterrado?


El hombre no podía calmar las ganas de saber qué había enterrado debajo de su terreno. Hasta el momento, no podía adivinar de qué se trataba exactamente así que intentaba imaginarse qué podría ser. Pero lo que sí sabía es que fuera lo que fuese que se encontrase, le serviría de mucha ayuda.
Cualquier otra persona que hubiese estado en su lugar, este hombre tenía sus sospechas pero aún no tenía una idea demasiado clara. Hasta donde él sabía, podría haber sido un tesoro enterrado de hacía muchos años atrás o quizá una cápsula del tiempo…

Parte del jardín de la propiedad

La excavación


Después de acabar con las acciones previas a la excavación, el hombre se pudo a trabajar. Llegaba la hora de ponerse a cavar su jardín para descubrir finalmente, qué era eso que estaba escondido.
Cuando comenzó a cavar, al poco tiempo ya notaría algo que resultaba ser inesperado. Se trataba de un objeto metálico, aunque la suciedad que lo cubría impedía reconocer exactamente qué era.

Objeto metálico irreconocible

Una cubierta de metal


Este objeto metálico apenas podía dar pistas. El dueño se preguntaba qué podría ser, pero para dar con la respuesta tuvo que seguir cavando y mirar más de cerca. Así que continúo con las labores de excavación para averiguar por fin, qué había bajo su jardín. Cuando siguió llegar más profundamente, se dio cuenta de que ese objeto metálico era la manilla de lo que parecía una cubierta de metal. Era tan pesada y maciza que tuvo que cavar a los lados de ella. Pero…¿Qué sería lo que escondería esa cubierta?

A pesar de que la tapa era muy difícil de abrir, debido a su gran peso, consiguieron destaparla…

Hoyo a los lados de la cubierta metálica

Debajo de la cubierta


La tapa que tenía una forma cóncava, efectivamente ocultaba algo pero el propietario estaba desconcertado pues no podía imaginarse qué habría debajo de ella. Consiguieron levantarla y al moverla quisieron ver qué es lo que ocultaba. Lo primero que pudo apreciar fue un surtido de objetos no relacionados. Parecían escaleras lo que se veía, pero ¿Había alguna razón para que estuvieran allí?
Deberían seguir cavando…

La tapa con forma cóncava

¿Qué habían escondido ahí abajo?


El hombre no podía parar de imaginarse diferentes para explicar la razón de existir de este descubrimiento y entender por qué estaba ahí localizado, pero para poder dar con la respuesta correcta tendría que seguir cavando para descubrir qué es lo que albergaba en el interior.

Antes de continuar con su investigación, tuvo que quitar más polvo y tierra de la abertura pues a penas se podía distinguir nada. Pero el hombre no podía salir de su asombro puesto que eso que estaban excavando se trataba de su hogar. ¿Qué habían escondido ahí abajo? se preguntaba.

Bajo la tapa

Bajando por las escaleras


Cuando apartaron la cubierta, pudieron encontrar una escalera. Lo cual quería decir que debajo de esas escaleras debería de haber una habitación. Afortunadamente, le fue fácil poder entrar en el orificio debajo de la cubierta pues ya no había tanta tierra ni polvo. Seguidamente, el dueño se introdujo en el hoyo y bajó despacio por las escaleras. El hombre estaba cada vez más ansioso y emocionado, quería saber ya de una vez por todas, qué es lo que habían enterrado bajo su jardín. No pararía hasta que lo descubriese.

Las escaleras bajo la tapa

¿Un refugio antiaéreo?


Al seguir bajando por las escaleras, el hombre logró bajar a la habitación que había debajo de su jardín, finalmente y cuando se vio ahí, se sintió muy confuso y aturdido por la situación. Comparándolo con los planos que el tenía en su poder, el lugar parecía un refugio antiaéreo que alguien habría construido para la guerra pero por alguna razón, esa idea no parecía convencerle del todo…

Los planos de su hogar

Un pasadizo aterrador


Ahí abajo había un túnel que conducía a la habitación pero este túnel era extremadamente estrecho y casi aterrador. El hombre parecía confundido pues los planos no parecían ser muy exactos. Lo que sí se podía saber al instante es que hacía mucho tiempo que nadie pasaba por ahí. El túnel daba un aspecto frío, silencioso y frívolo que aterraba a el dueño de la casa…

Vista de la escalera desde arriba

Una planificación perfecta


Cuando el hombre bajó las escaleras quiso investigar de cabo a rabo todo lo que había en esa habitación así finalmente podría descubrir de qué se trataba ese misterioso lugar…
En la habitación que parecía ser un refugio antiaéreo también habían un ventilador eléctrico y de manivela, parecía ser que la persona que lo construyó sabía que pasaría ahí un largo tiempo. Todo lo que se encontraba en la habitación parecía haber tenido una planificación perfecta, pero por alguna razón la idea de un refugio antiaéreo al dueño de la casa, no le parecía del todo convincente…

Ventilación en la habitación

Tareas de limpieza


Este inesperado descubrimiento hizo al dueño emocionarse. Y ya empezaría a plantearse un millón de ideas para utilizar este espacio. Eso sí antes de comenzar cualquier cosa, tendría que hacer una limpieza exhaustiva del lugar…
Lo más importante ahora era hacer de este lugar un lugar seguro y para ello tendría que deshacerse de todo aquello que sea peligroso como por ejemplo los escombros y los objetos oxidados…
A la vez que iba limpiando quería ver con qué más reliquias podría toparse…

Cubos con escombros

Poco a poco…


Esta limpieza no sería tarea fácil pero con un poco de paciencia y mucho trabajo, consiguió su propósito. Lo primero que tuvo que hacer fue ir rellenando cubos y cubos de escombros para poder dejar el área más clara. Y poco a poco, los rellenaba y los sacaba fuera al jardín.

Escombros por todos lados…

Definiendo la estructura


Después de muchas horas de trabajo el espacio quedó libre de escombros. El dueño podría darse con un canto en los dientes. Hizo un trabajo de limpieza espectacular y observó su duro trabajo con orgullo. Al acabar esta tarea, volvió arriba para meditar cuál sería el próximo paso para poder definir la estructura.

Las escaleras libres de escombros

Ayuda de sus amigos


Después de haberse topado con los planos y finalmente haber encontrado ese “algo” que ahora tenía nombre de habitación, el siguiente paso era definir un uso para ese espacio “extra” que le había sido concedido gracias a su buen trabajo de búsqueda y limpieza.
El dueño se dio cuenta a este punto de que necesitaría ayuda para poder seguir trabajando en este espacio, así que llamó a unos cuantos amigos para que le ayudaran a continuar. Les necesitaba y no solo para poder avanzar más rápidamente sino también por motivos de seguridad. ¡No podía esperar a descubrir a dónde le llevaría este pasadizo secreto!

Entrada exterior al túnel

Refuerzos


A pesar de que el trabajo de una mismo es el mejor, nunca está demás tener la ayuda extra de los demás cuando sea especialmente necesaria.
El dueño y sus amigos decidieron seguir excavando alrededor de la apertura para intentar fortalecerla. Y así construyeron un refuerzo en la entrada del refugio para poder garantizar la seguridad.

Refuerzos en la entrada del túnel

Mucho trabajo por delante


Estando ahí abajo, los amigos se dieron cuenta de que al búnker no se le había dado el buen mantenimiento que necesitaba y ahí hacía falta mucho trabajo para mejorar las condiciones actuales del refugio. A pesar de la tarea era dura y pesada, pasaron un buen rato mientras colaboraban en la restauración de la habitación.

La entrada al búnker

La seguridad es lo primero


La ayuda de sus amigos sin duda era esencial. Cuando se trabaja en equipo se pueden llegar a vivir momentos muy especiales y divertidos además de obtener resultados muy positivos. Los chicos hicieron todo cuant estuvo en sus manos para conseguir un resultado que fuese muy seguro para poder evitar futuros derrumbamientos o deslizamientos. Colocaron barras de seguridad al rededor del cerco como podéis ver en esta imagen.

Refuerzos a los lados de la entrada

Un trabajo duro


El dueño y sus amigos trabajaron sin parar, durante muchas horas…Los trabajadores lo dieron todo en el campo. A pesar de que estaban muy cansados y exhaustos, no pararon de trabajar en ese proyecto porque sabían que prometía unos resultados excitantes así que se armaron de valor y paciencia y continuaron con sus tareas…

Imagen de la entrada con las escaleras

Resultados gratificantes


Cuando terminaron de verter la barra de refuerzo, decidieron añadir las formas de concreto en el exterior del búnker. Utilizaron para construir esta estructura materiales de madera.
Después de mucho trabajo y esfuerzo, los amigos pudieron celebrar su triunfo pues después de estas largas jornadas laborales parecía que todo su esfuerzo, daba sus frutos…

Fortes de madera

Ánimos y fuerzas


Hasta ahora, habían hecho una labor magnífica y ellos eran conscientes de ello, pero aún quedaba un largo camino para acabar con las tareas que este búnker recién descubierto, exigía. La parte más ardua y complicada de este proyecto sería la reconstrucción de la entrada, por la cual no estaban preocupados pues sabían que a pesar de que no iba a ser fácil, estaban armados de ánimos y fuerzas.

Trabajador en la entrada del búnker

Caja de SonoTube en la entrada


Después de avanzar mucho en la restauración de la entrada, como todavía no habían terminado del todo, tenían que proteger el área, así que los amigos aplicaron una caja de SonoTube como protección temporal tanto para el exterior como para el interior del túnel. Y el resultado fue el siguiente:

Caja Sonotube de protección en la entrada del túnel

¡El perfecto lugar de reunión!


El estado actual del búnker se había visto bastante mejorado gracias al trabajo duro de estos amigos, pero ahora querían ir mucho más allá y querían modernizarlo. El siguiente paso era poder iluminarlo a través de electricidad y añadir otros servicios como agua y gas. Habían encontrado el lugar perfecto para hacer reuniones de amigos así que querían mimarlo y decorarlo para poder utilizarlo ¡cuanto antes!

El acabado de la entrada temporal

Las reformas no cesan


El equipo seguía pensando en todo tipo de detalles para hacer de este lugar, el lugar de reuniones perfecto que siempre habían soñado. Todos sabían que este proceso de trabajo no duraría para siempre así que tenían la esperanza de hacerlo lo mejor posible para conseguir los mejores resultados y poder acabar cuando antes. Y así poco a poco, podían ver como el proyecto iba tomando forma.

¡Aún así eso no era todo! Las reformas continuaban…

Siguen con las reformas…

Cómodidad de estar en casa


Estos trabajadores jugaban con la ventaja de que el terreno que estaban explotando se localizaba, literalmente en la casa de su amigo así que esto pudo hacer las labores menos pesadas, pues la comodidad era mayor.
Como hacía calor, cubrieron el área de trabajo con una carpa para protegerse de los rayos solares. Así estarían más cómodos y no se volvería tan costoso, continuar con las remodelaciones…

Carpa para protegerse del sol

El tedio comienza a aparecer


Al cabo de los días, el equipo se desanimó un poco porque parecía que este proyecto no tenía fin y se sentían un poco tediosos. Aún así, decidieron continuar y no dejar que esta ilusión perdiera color. Así que se pusieron manos a la obra y siguieron dedicando toda su energía en el búnker…

Siguen con el proyecto…

La luz al final del túnel


¡Por fin llegaba el día en el que iban a verter el hormigón! Lo cual significaba que habían llegado casi al final del camino…
El equipo estaba contento y emocionado… Ya podían ver la luz al final del túnel, (nunca mejor dicho).

Cubriendo con hormigón

Evitando posibles desastres


Este un proceso muy delicado que requirió mucha atención y precisión por parte de los amigos. Lo tenían todo pensado al detalle. Pusieron la barra de refuerzo en la base para apoyo adicional para poder evitar futuras complicaciones o desastres…

Detalles para evitar complicaciones

Un poco más


Llegados a este punto, los amigos se sentían súper felices y orgullosos por todo el tiempo y el esfuerzo que habían depositado en este proyecto. A pesar de que todavía quedase algunas cosas por hacer, como por ejemplo los secados e implantaciones…

El hormigón secándose

Resultados esperados


En esta imagen, se puede apreciar mucho mejor el gran trabajo que este grupo de amigos habían realizado. Como se puede observar, consiguieron quitar los platos de la parte superior de la entrada. Y todo el proyecto iba tomando la forma que todos ellos esperaban…

Secado

Trabajo en equipo


En casos como estos, es indudable que el trabajo en equipo puede llevarte lejos y sino que se lo digan e estos chicos, lo que entonces había sido un refugio aéreo comido por el paso del tiempo ahora lucía como nuevo y con unos resultados impresionantes.

Un buen trabajo en equipo

Una nueva estructura


Después de terminar los trabajos en los exteriores del búnker, los amigos decidieron bajar para encontrarse con el interior. Al deslizarse por esa estructura, los amigos no lo podían creer era como estar en una nueva estructura totalmente diferente a la anterior.

Hacia el interior del búnker

Uso inteligente


Desde fuera, la entrada del búnker parecía la entrada a una bodega clásica pero el dueño planeó renovar la bodega para poder crear la suya propia a su gusto y el de sus amigos.La verdad que los resultados que el equipo consiguió son dignos de admirar. Este espacio antes era un pobre pasadizo oscuro y sucio donde apenas se podía respirar, ahora es una construcción totalmente exitosa, dotada de todo tipo de necesidad que hacían falta para habilitar su uso.

Entrada al túnel totalmente renovada

Siguen avanzando


Una vez acabaron totalmente con el trabajo del exterior, decidieron sumergirse para empezar con las reformas dentro del túnel. Y así uno a uno fueron bajando y planteándose cuáles serían los próximos pasos en el avance de este proyecto.

Las remodelaciones continúan…

Nuevos objetivos


Ellos sabían que aún las tareas de remodelación no habían acabado pero esto no era algo que les echaba para atrás, todo lo contrario, seguían llenos de energía para acabar lo que habían comenzado. El siguiente paso sería, cambiar la escalera pues sus escalones estaban muy oxidados y esto no era algo que querían mantener en su pequeña guarida…

Escalones oxidados

Fibra de vidrio


Aparte de las escaleras, también tenían que renovar el papel del techo pues de lo viejo y oxidado que estaba, habían pedazos desprendiéndose de él… Se dieron cuenta de que el techo estaba hecho de fibra de vidrio. Es bien conocido que este material es peligroso cuando toca la piel desnuda, además puede afectar a los pulmones así que era primordial empezar renovando los techos, esto llevaría tiempo pero era de primera orden. Una vez más nuestro equipo intrépido de amigos se pudieron manos a la obra para poder por fin disfrutar de este espacio que le había sido concedido, cuanto antes.

Paredes desprendiéndose

Tareas complicadas


El primer paso fue eliminar este material de las paredes. Fue un proceso bastante complicado puesto que las capas de fibra de vidrio eran enormes y empapelaban toda la sala así que, se armaron de paciencia e intentaron poco a poco comenzar a quitarlo hasta que por fin, no quedó ni rastro en toda la sala de este papel.

Eliminando la fibra de vidrio

Un toque personal


Después de un largo tiempo, consiguieron reformar la entrada y limpiar el interior de las bodegas. El último paso ahora sería darle un nuevo aspecto personal a estas bodegas. Lo cual sin duda, es el paso más atractivo y divertido de todos por los que este grandioso equipo pasó. Sin duda, realizaron un magnífico trabajo y lo más admirable de todo es ver cómo su trabajo en equipo superó cualquier barrera o desanimo…

Y tú… ¿Te imaginas que esto te sucediera a ti en el jardín de tu casa? ¿Podrías créerlo? ¿También realizarías una hazaña como la de este par de amigos?

Uno de los trabajadores posando feliz

Publicidad